21 de enero de 2018
Máx. Min.
Granja 20 de diciembre de 2016

Arriban compradores desde el este y dan firmeza al mercado de quesos artesanales

El queso Colonia de calidad está demandado y aumentó la demanda por quesos con destino a fundición; todo ello en un mercado que muestra incremento de valores.

Ecilda Paullier, San José / TodoelCampo – Con la presencia de prácticamente todos los compradores y una merma productiva, el mercado quesero de Ecilda Paullier se encuentra “agitado”, aseguró a TodoElCampo el operador Eduardo Mesa.

El especialista explicó que la ausencia de verdeos y la aparición de compradores por proximidad de la temporada estival, provenientes en su mayoría de Punta del Este, la venta de mercadería es total a pesar del aumento de precio. Incluso, se recurre a pequeñas fábricas locales, lo que ayuda a recuperar divisas perdidas por la lechería, agregó.

En éste marco, apuntó que el queso Colonia de calidad es muy requerido, al igual que las piezas de a kilogramo, que continúan sin alcanzar. A su vez, aumentó la demanda por quesos con destino a fundición y la mozzarella muestra una incipiente pos zafra.

En el caso de las mantecas caseras, se ve muy poca en el mercado, señaló.

Los precios promedio fueron los siguientes:

El queso fresco tipo Colonia, de primera calidad, de $ 100 a $ 110 por kilogramo. Para el producto de marcas reconocidas y estacionadas, que ya están prontos, de $120 a $ 140. Los de segunda calidad entre $ 90 hasta $ 100.

Los quesos con fermentos tipos Brie de marcas reconocidas y estacionados, aunque no hay muchos, el valor oscila entre $ 180 y $ 200 por kilogramo. Mientras que el fermento nuevo se vendió entre $ 110 y $  120, dependiendo de la humedad.

Los quesos con destino a fundición se ubicaron entre $ 80 y $ 90. La mozzarella de $ 105 a $ 110 la común, y la que ya tiene alguna marca impuesta en el mercado se colocó entre $ 115 y $ 125.

Mientras tanto, los Dambo y Cuartirolo se comercializaron entre  $ 105 a $ 145. El tipo Sardo se vendió en valores de entre $ 110 y $ 130; los quesos para rallar de $ 90 a $ 100 y los magros, con y sin sal, de $ 105 a $ 110.

Los huevos de campo se pagaron de $ 38 a $ 40 la docena y la manteca casera entre $ 90 y $ 100 el kilo.

El queso de cabra se vendió a $ 440 y el Roquefort nacional a$ 300, mientras que el queso Provolone parrillero, entre $ 140 y $ 180.

Por último, los quesos Colonia piezas de a kilo oscilaron entre los $ 105 y los  $ 115. Los productos con algún gusto incorporado, se pagaron de $ 120 a $ 135.

Producción: DiarioRural

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: