22 de enero de 2018
Máx. Min.
Ovinos 03 de mayo de 2017

Central Lanera sale a competir fuerte por el mercado de lanas con nuevas propuestas

La Central Lanera Uruguaya (CLU), cerró su zafra número 50 de lanas y ya abrió las inscripciones para la zafra 2017/2018. Además, para la presente edición se implementa la compra puntual de lana disponible o a través de precio a fijar.

Montevideo – TodoElCampo- Finalizó la zafra 2016/2017 de Central Lanera Uruguaya (CLU), con la participaron de 1.200 productores. La misma se configuró como “muy especial” por tratarse de la número 50.

“Es el momento de rendirle cuenta a los productores, entregar el resultado que obtuvimos por su lana en la zafra”, indicó Álvaro Fossati, presidente de CLU, a TodoElCampo. Manifestó que los productores quedaron conformes con los valores obtenidos, mientras que el mercado internacional, en especial el europeo, premió las calidades; tanto finuras como la cosecha.  

Los destinos estuvieron concentrados en Europa –Alemania e Italia- y Japón. En un segundo escalón se ubicaron China y Turquía.

OPERATIVA

En cuanto a la operativa, Diego Saavedra, gerente General de CLU, informó a TodoElCampo que se trató de “una zafra donde hubo cambios importantes en las tendencias de las distintas finuras”. Mientras las lanas finas obtuvieron buenos valores, proceso que se acentuó a finales de diciembre y comienzos de enero, las lanas medias y gruesas vivieron dificultades. En las finuras medias la tendencia se mostró contínua y levemente a la baja a lo largo de toda la zafra, y para las ubicadas por encima de las 32 micras, se produjo un descenso muy importante.

Respecto a ello, Martín Riso, jefe del Departamento de Promoción de CLU, también dialogó con TodoElCampo y valoró a la zafra como buena.

A modo de ejemplo, manifestó que el Merino obtuvo valores que rondaron los U$S 6,56 y U$S 7,56; los cuales entendió “buenos”. A su vez, el valor máximo de un lote fue de U$S 11,87.

En lo que respecta a las finuras Corriedale, que mostraron bajas durante toda la zafra, el promedio fue de U$S 2,70, pero con un cuartil superior de U$S 3,33 y un precio máximo de U$S 4,44. “Ahí también se ve la apertura que tiene esa raza”, enfatizó.

Para Riso, el productor que hace bien las cosas, que tiene los lotes finos para la raza y acondicionados, en CLU se verá beneficiado. “En la Central el productor nos pone el techo, porque nosotros no topeamos los máximos como tampoco los mínimos; el valor depende mucho del tipo de lote que tenga el productor”, sostuvo.

LANAS ACONDICIONADAS

Para Saavedra la escaza participación de China en el mercado provocó que el contraste entre el uso de lanas acondicionadas, así como el manejo de grifas verdes o celestes, provocaron a que se llegaran a “diferencias históricas”.

Por ese motivo, la Central optó por acompañar el fenómeno internacional y propició un aumento de los beneficios a los productores con acondicionamiento en grifa verde.

Enfatizó que la lana ya no es un commoditie, sino una fibra de especialidad buscada por los mercados según su calidad. En ese marco, “las grifas celestes y verdes acompañan mejor esos mercados”.

UNA NUEVA OPCIÓN

El lanzamiento de la zafra 2017/2018 tiene una propuesta renovada, donde se busca que aquellos productores no afiliados al precio promedio, igualmente encuentren en la empresa un abanico de opciones para la producción y comercialización de su lana. En ese marco, Central Lanera propone complementar su tradicional sistema de precio promedio -pago por finura y calidad-, con una propuesta de compra puntual de lotes disponibles o en lomo en un acuerdo “mano a mano”, y también otro sistema donde compra a fijar precio.

Según explicó Riso, en el primer caso se observan las características del lote, se revisa y se cotiza. Mientras tanto, en el caso de la fijación de precio, se abre una ventana que transcurre entre agosto a diciembre donde CLU diariamente cotiza los lotes de lana y el productor tiene la posibilidad de cerrar el negocio si el valor propuesto para ese día puntual le sirve.

Para Riso es “romper un paradigma de 50 años”, donde la idea es ampliar el espectro pero no abandonar el tradicional sistema. “Es un poco abrirnos a esos productores que entienden que el promedio no les cierra del todo”, acotó.

No obstante, Fossati reconoció que la nueva herramienta responde a la incapacidad de cubrir la demanda que tiene el CLU con la lana adquirida por parte del precio promedio. “Todo esto viene provocado por la caída del stock y el achicamiento de la majada de los productores”, reflexionó.

Asimismo, explicó que en la zafra 2016/2017 se realizó a modo de prueba y bajo esa modalidad adquirieron 2 millones de kilogramos. “Anduvimos bien, logramos un volumen razonable de lana por esa vía”, señaló.

El presidente de la Central manifestó que el sector tiene que cambiar esa realidad para salir fortalecido. “Para eso necesitamos cambiar nuestros sistemas productivos y hacerlos más eficientes (…) incorporar tecnologías, lograr que la productividad de nuestra gente mejore”, dijo.

INSCRIPCIONES

Ya están abiertas las inscripciones para aquellos que quieran participar de la zafra 2017/2018. También están a disposición los adelantos.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

 

Compartir en: