17 de enero de 2018
Máx. Min.
Tecnología 30 de setiembre de 2016

Crece el uso de drones en el sector agropecuario

En el término de un año, las últimas tecnologías pasaron de ser casi desconocidas, a transformarse en herramientas promovidas por varias instituciones del sector agropecuario

Montevideo / TodoElCampo-Un dron es un vehículo aéreo sin tripulación, propulsado por un motor de explosión o de reacción, que es capaz de mantener un nivel de vuelo controlado y sostenido. Si bien originalmente fue creado con finalidad militar, gracias a su diversidad de formas, tamaños, cámaras, GPS y sensores, hoy en día es utilizado para todo tipo de tereas en el ámbito civil.

En contacto con TodoElCampo, el director del Departamento Comercial de Baynal, representante oficial de DJI (líder mundial en ventas de drones), Germán Stipanic, señaló que en un principio la adquisición de drones en Uruguay fue por parte de hobbistas y productores audiovisuales. Sin embargo, en el último año comenzaron las consultas desde el sector agropecuario.

El integrante de Baynal explicó que las primeras incorporaciones fueron con productores ganaderos que utilizan el dron para visualizar y vigilar el ganado a través de sus cámaras de video y fotográficas. Algo similar sucede con los empresarios agrícolas y su objetivo de observar adecuadamente los cultivos.

RÁPIDA ACEPTACIÓN Y CONVENIOS

La empresa se presentó en Expo Prado 2015 para exponer los productos y visualizaron la avidez del sector por conocer sobre los drones. “No se tenía demasiado conocimiento de lo que era un dron, por lo que hicimos un poco de escuela con las explicaciones y demostraciones que llevamos adelante”. El trabajo fue algo más conceptual, de dar a conocer y transmitir sus posibles usos.

Para la presente edición de Expo Prado desde la empresa se observó un “cambio de mentalidad y de conciencia del productor agropecuario”; ya que se encontraron con “un público más informado y selecto, con preguntas más técnicas” y la determinación de comprar, dijo.

El cambio de mentalidad también lo notaron en el relacionamiento con la institucionalidad agropecuaria, donde surgieron acuerdos para descuentos especiales con el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Central Lanera del Uruguay (CLU) o la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA).

Mientras que en los primeros casos se trabaja en la validación de la tecnología, en ACA el uso está más extendido, con productores que utilizan al dron para identificar hongos y malezas en lugares donde difícilmente se llegaría a pie o en caballo.

PHANTOM

En el último año vendieron más de un centenar de drones DJI con finalidad agropecuaria. El modelo más comercializado, Phantom 3 Professional, cuenta con cámaras de 4 k de resolución y alcance de 5 kilómetros, autonomía de 23 minutos en el aire y demora entre 50 y 70 minutos en cargarse. Ese modelo ronda los U$S 1.500.

Por otro lado, recientemente salió al mercado el Phantom 4, modelo que añade cinco minutos más de autonomía, con cámara 4 k y agrega la capacidad de eludir obstáculos.

MANTENIMIENTO

El mantenimiento de un dron es bastante sencillo y gran parte de su vida útil depende del cuidado del mismo. En ese sentido, Stipanic señaló que los modelos recomendados para el sector agropecuario soportan vientos de hasta 40 kilómetros por hora, por lo que volarlos con vientos por encima es peligroso. Tampoco se recomienda no utilizarlos en días de lluvia, para que no se genere herrumbre; y los días de tormenta solar. En cuanto a ello, dijo que “es un fenómeno que se produce cada tres o cuatro meses, y es el desprendimiento de determinados químicos del sol que pueden afectar a los girómetros y brújula del dron”. Para evitar hacerlo, recomendó ingresar a una página web que marque el índice Kp diario.

Por lo demás, “el mantenimiento es bastante básico; revisar y soplar los motores regularmente para que no acumulen polvo”, sostuvo.

En el caso de Baynal y los drones DJI, se le brinda a los productores servicio técnico y garantía por un año. 

LO ÚLTIMO

La incidencia de los drones continúa en acenso y la velocidad de innovación de los mismos también se refleja en el sector. Según explicó Stipanic, un nuevo servicio que comenzarán a dar es la capacidad de las cámaras de captar la multiplicidad de espectros. “La imagen que devuelva en fotografías y videos puede detectar si el campo está mal regado, si falta un determinado químico o fertilizante”, apuntó.

Si bien el modificar la cámara para adquirir la función cuesta U$S 75, desde Baynal se evalúa la incorporación de un software que de manera automática y en tiempo real realice el análisis de índice verde a través de las fotografías tomadas con un dron.

ACTIVIDADES

La empresa participará en diversos eventos con la finalidad de extender el conocimiento de las ventajas que significa el uso de drones en el sector agropecuario. Por ello, en el marco de Expo Salto, el viernes 7 de octubre disertarán sobre las prestaciones de los drones en el sector.

Al día siguiente, 8 de octubre, pero en Expo Melo, harán especial hincapié en el uso de las cámaras multiespectrales.

Producción y redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: