17 de enero de 2018
Máx. Min.
Tecnología 06 de julio de 2016

El futuro de la agricultura está en manos de la Inteligencia Artificial

Las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial llegan cada vez más preparadas para ayudar a marcar el comienzo de una nueva etapa en la producción alimentaria.

Mauro D.-México/Conectica/TodoElCampo – A menos que ocurra algo muy grave, en 2050 seremos unos 10 mil millones de habitantes y el tamaño del planeta seguirá siendo el mismo. Esto significa que la misma cantidad de tierra tendrá que ser compartida con muchas más personas. Junto al calentamiento y la escasez de agua, los problemas de alimentación estarán muy presentes. Es por eso que las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial llegan cada vez más preparadas para ayudar a marcar el comienzo de una nueva etapa en la producción alimentaria.

Piensa por ejemplo en satélites que detectan automáticamente patrones de sequías, en tractores que localizan y eliminan las plantas enfermas o una aplicación de smartphone impulsado por inteligencia artificial que puede decirle al agricultor qué enfermedad ha paralizado su cosecha.

ASÍ FUNCIONA LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL.

El aprendizaje profundo es un método de informática en el que los programadores no le dicen a la computadora qué hacer explícitamente, pero sí entrenarlas para reconocer patrones, como por ejemplo, imágenes de hojas sanas y enfermas. De esta manera, la computadorá “aprenderá” cómo son cada una de ellas, por lo que podrá determinar la salud de nuevas plantas por ella misma.

Es algo que han hecho el biólogo David Hughes y el epidemiólogo Marcel Salathé. Equipando una computadora con 50.000 imágenes, el programa de reconocimiento puede identificar correctamente el 99.35 % de las imágenes nuevas que le muestres. Ahora esperan ver este poder de la inteligencia artificial en su aplicación PlantVillage. Por el momento, les permiten a los agricultores de todo el mundo subir una foto a su página web con sus plantas enfermas. La imagen pasará a un foro de expertos para que puedan diagnosticar el problema.

UN TRACTOR “FRANCOTIRADOR”.

En los Estados Unidos se utilizan más de 140 mil toneladas de herbicias en solo los campos de maíz, soja y algodón. El sistema por aspersión no parece ayudar a reducir la cantidad de químicos, así que una compañía llamada Blue River Technology creó LettuceBot, una especie de tractor capaz de moverse por el campo fotografiando 5.000 plantas por minuto. Esto es lo que hace:

Gracias a su algoritmo y a su máquina de visión para identificar cada brote de lechuga o cada mala hierba, el robot es capaz de apuntar y disparar el herbicida a cada una de las malas hierbas sobre la marcha, con una precisión de poco más de medio centímetro. Además, si observa que una planta no está creciendo correctamente, también la rociará.

Utilizando este sistema, los agricultores podrían reducir la cantidad de químicos en casi un 90 por ciento.

DESDE EL CIELO.

 

Orbitando a más de 600 kilómetros de altura, los satélites Landsat de la NASA proporcionan una gran cantidad de datos que no son fáciles de procesar por los humanos, pero “en manos” de las máquinas, son un juego de niños. Y se trata de datos que tienen una gran importancia para monitorizar la agricultura, en particular para países desarrollados en los que los gobiernos y bancos tienen que tomar decisiones muy importantes en el reparto de ayudas a los agricultores.

La startup Harvesting se dedica precisamente a eso, analizar esos datos obtenidos de satélites a gran escala, de manera que ayuden a las instituciones a distribuir el dinero de manera más eficiente. Esa elección de dónde asignar los recursos es un problema especialmente urgente para los gobiernos.

Bienvenidos al futuro. Estas son algunas de las nuevas herramientas para la agricultura.

Compartir en: