17 de enero de 2018
Máx. Min.
Política 25 de octubre de 2016

El presidente optimista

Inteligente, audaz, carismático, pujante son algunas de las palabras que pueden definirlo entre muchas que se nos ocurren en este momento, pero él se definía a sí mismo como optimista.

Montevideo/TodoElCampo – Si en algo está de acuerdo todo el espectro político nacional es que el fallecimiento del Dr. Jorge Batlle es una gran pérdida para el país. Es que la política, cuando se practica con seriedad y responsabilidad y por hombres de mentes abiertas y respetuosas, sabe reconocer en el adversario las virtudes y los valores que éste encarna. Y Jorge Batlle tenía muchas.

Inteligente, audaz, carismático, pujante son algunas de las palabras que pueden definirlo entre muchas que se nos ocurren en este momento, pero él se definía a sí mismo como optimista.

“Soy optimista”, dijo en cierta oportunidad. Pero “no soy optimista simplemente por una constitución síquica o espiritual particular. Soy racionalmente  optimista”, insistió. Y en verdad lo era, quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo saben que así era. Y lo fue mientras la vida le dio esa posibilidad.

Puede decirse que fue un militante del optimismo aún en las situaciones más adversas. Sólo para tomar dos hechos de su intensa vida recordemos cuando en octubre de 1972, pocas horas después de su cumpleaños número 45, fue detenido por las Fuerzas Conjuntas por “ataque moral a las Fuerzas Armadas” convirtiéndose en el primer preso político de relevancia de la dictadura que ya se venía.

Sobre ese hecho Batlle comentó años después: “En 1972, en el mes de octubre, desde la televisión nacional, anuncié al país que las Fuerzas Armadas iban a dar un golpe de Estado. Me llevaron preso, me juzgaron en la Justicia Militar en el juzgado de la calle Lauro Muller y me condenaron por afectar la honra y el buen nombre de las Fuerzas Armadas, que por supuesto en 1973 dieron un golpe de Estado”.

El segundo en 2002 cuando ejerciendo la presidencia debió soportar la peor crisis económica y financiera que Uruguay conociera. El país amenazaba con venirse abajo y el espíritu del Dr. Batlle se mantuvo intacto, y si sangró no lo hizo notorio para el pueblo ante el cual, como buen líder, se mantuvo enhiesto y con ese optimismo racional con el cual se definía.

Es el mismo optimismo con el que se fue pocas horas antes de cumplir 89 años, el optimismo con el cual encaraba su actividad política y con el cual seguramente quisiera ser recordado.

Dr. Jorge Batlle, 25 de octubre de 1927 - 24 de octubre de 2016.

(Foto de Sherpan).

Compartir en: