21 de enero de 2018
Máx. Min.
Granja 22 de abril de 2017

Etiquetado de huevos, tendencia y debate en Europa

El cuidado animal establecido en las disposiciones sobre su bienestar van ganando espacio y la valoración que se hace al respecto es un tema que cada vez afecta más al mercado.

Europa – TodoElCampo – En Europa crece la importancia que el consumidor da a la forma en que se produce. El cuidado animal establecido en las disposiciones sobre su bienestar van ganando espacio y la valoración que se hace al respecto es un tema que cada vez afecta más al mercado. No sólo se exige calidad en el producto final sino también en el proceso, y si se trata de alimento animal se observa cada vez más los cuidados que se tienen con los ejemplares en cuestión.

En materia avícola, más precisamente en la producción de huevos, Europa debate sobre cuál es la mejor forma de informar a consumidor el origen de los mismos y si el ave que los produjo pertenece a un sistema de criadero de campo y ecológico o a un sistema intensivo. Esto tiene que ver no sólo con la calidad de vida de las aves sino porque un huevo campero alimenta más que el producido de otra manera. Uruguay aún está lejos de debates de ese tipo pero la tendencia europea es clara y seguramente no demorará en llegar a nuestras costas.

A fines de marzo  AviAlter (Asociación Profesional de la Avicultura Alterna) celebró la sexta edición de su Jornada Técnica, la que se desarrolló con excelente marco de público en la sala del Centro de Congreso de Feria Zaragoza (España).

El evento contó con una mesa redonda en la que participaron varias instituciones entre las que se encontraban la Asociación Nacional para Defensa de los Animales (ANDA), asociaciones de consumidores y asociaciones de productores de huevos. El debate se centró en los diferentes modos de cuidar a las gallinas ponedoras en las explotaciones tradicionales y en las intensivas.

Las granjas tradicionales fueron las primeras y se crearon a la medida de las necesidades del cliente y de la idea que éste tiene en su mente cuando piensa en huevos de campo y ecológicos, reportó el portal europeo especializado en aves AviNews.

En Europa hay una creciente tendencia a evitar la comercialización de huevos de gallinas criadas en jaula, lo cual ha propiciado la aparición de nuevos sistemas de producción intensiva que se ajustan a las nuevas exigencias del consumidor.

Las explotaciones intensivas responden más a las demandas de grandes volúmenes de producción de las cadenas de distribución, sin embargo la intensificación de las condiciones de cría no son las que el cliente espera.

En el debate se mencionó es significativo, que un tipo de explotación está abierto al consumidor, son “visitables” porque buscan mostrarse a los clientes, en tanto otras explotaciones son cerradas y se mantienen más alejadas de la vista de los consumidores.

Lo concreto es que cuando el consumidor llega al supermercado y adquiere huevos debería tener las herramientas adecuadas para elegir el tipo de producto que desea y prefiere. Por lo tanto el desafío para el sector avícola es cómo comunicar a través de la etiqueta las diferencias para que el cliente pueda acceder y comprar lo que realmente desea.

ETIQUETADO.

La solución podría ser el etiquetado.

Es obligatorio el etiquetado sobre el sistema de cría de las aves, pero es un mecanismo que confunde al consumidor ya que a menudo se acompañan de imágenes que hacen alusión a un animal criado en libertad cuando en muchos casos eso no es real.

El etiquetado no permite diferenciar los huevos camperos procedentes de granjas tradicionales con unos pocos miles de gallinas, iluminación natural y parques bien equipados y utilizados diariamente para proporcionar bienestar animal, de los huevos, también bien etiquetados como camperos, pero que han sido producidos en naves semioscuras de ambientes controlados.

SUGERENCIAS.

En el debate sobre todos estos asuntos, el panel ofreció sugerencias tendientes a lograr un etiquetado facultativo que transmita al consumidor las diferencias de las granjas naturales, de campo y ecológicas, de las producciones que no lo son.

Se concluyó que el consumidor necesita un etiquetado claro, conciso, veraz y, también, completo para poder elegir libremente. Y que los pequeños productores necesitan comunicar de manera conjunta las diferencias sobre calidad, bienestar animal, desarrollo rural e importancia socio-económica y cultural que nos aportan los huevos camperos y ecológicos procedentes de granjas tradicionales.

Esas diferencias hacen que no todos los huevos sean iguales y aun pudiendo contener los mismos nutrientes, unos alimentan más que otros, señala AviNews.

 

Compartir en: