18 de enero de 2018
Máx. Min.
Política 06 de mayo de 2017

Larrañaga pidió información sobre controles ambientales frente a UPM

Toda inversión es bienvenida, dijo el senador Jorge Larrañaga, pero hay que considerar todos los impactos, no solo la rentabilidad económica sino también la rentabilidad ambiental.

Melo, Cerro Largo – TodoElCampo – El líder de Alianza Nacional Jorge Larrañaga remitió tres pedidos de informes sobre el anuncio del gobierno de concreción de la tercera planta procesadora de celulosa.

La información que se le solicita al Poder Ejecutivo refiere sobre los siguientes tres puntos: las variables económicas consideradas, los acuerdos sobre la infraestructura necesaria para la inversión y las garantías que se exigirán para cuidar los estándares medioambientales.

Toda inversión es bienvenida, dijo Larrañaga, pero hay que considerar todos los impactos, no solo la rentabilidad económica sino también la rentabilidad ambiental. “Este tipo de emprendimientos requieren la licencia social ambiental”, dijo, y agregó que “deben brindarse todas las garantías de cuidado al medio ambiente y a los recursos como el agua”.

Desde la ciudad de Melo, donde se encuentra en el marco de la gira Con la Gente, Juntos, el senador sostuvo que “hemos pedido que nos envíen los avances del estudio de impacto ambiental que exige la Ley 16.466 y que, considerando la etapa actual de compromiso de Presidencia con el proyecto de UPM, ya debería tener un considerable avance en su elaboración. Queremos saber también el impacto acumulativo que tendrán ambas plantas de UPM en la confluencia de los ríos Negro y Uruguay”.

CUIDADO AMBIENTAL.

El pedido de informes relata que hace unos meses los científicos Luis Aubriot y Guillermo Chalar de la sección Limnología del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias, advirtieron que el Río Negro está en una situación ambiental “crítica”.

Los mismos señalan que el límite máximo de fósforo que la normativa uruguaya tolera para los ecosistemas acuáticos es de 25 microgramos por litro. El Río Negro tiene una concentración de entre 80 y 90 microgramos por litro. Las cianobacterias, que tienen efectos tóxicos para animales y humanos, se forman cuando hay concentraciones de fósforo de entre 30 y 50 microgramos por litro. Agregan que esto explica la fuerte presencia que tienen estas sustancias tóxicas en el río Negro, que han determinado incluso la muerte de ganado por beber agua.

Los expertos señalaron que los embalses del Río Negro potencian este efecto perjudicial. En la medida que el funcionamiento de los embalses es muy irregular y retienen el agua mucho tiempo, se favorece el crecimiento de algas tóxicas, particularmente en Palmar, embalse que recibe todos los efluentes.

Por último los científicos mencionados señalaron que el impacto de una planta de celulosa del volumen de UPM 2 sería muy significativo, amplificando el fenómeno de las cianobacterias, en perjuicio de la toma de agua por parte del ganado y dificultando la potabilización para uso humano. La instalación de la pastera en la zona de Paso de los Toros aumentaría entre 4 % y 8 % el nivel de fósforo del río.

También el rector de la Universidad de la República Roberto Markarían destacó la necesidad de reparar en “las consecuencias de la instalación de una nueva pastera en un río cuyo caudal es un décimo de lo que es el caudal del Río Uruguay”, y sostuvo que “la relación entre agua y efluentes tiene que ser particularmente considerada”.

Larrañaga pidió al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente que envíe los avances del Estudio de Impacto Ambiental previsto por el Art. 6º de la Ley 16.466 por la cual se declara de interés general y nacional la protección del medio ambiente contra cualquier tipo de depredación, destrucción o contaminación, así como la prevención del impacto ambiental negativo o nocivo. También envió un informe sobre las medidas previstas para evitar un aumento sustancial de la contaminación del río Negro así como del río Uruguay, en este último caso como consecuencia del efecto acumulativo del impacto de ambas plantas de celulosa.

UTILIZACIÓN DEL AGUA.

Asimismo, Larrañaga planteó al MVOTMA que otro factor a considerar refiere a la utilización del agua.

Según información publicada en la propuesta del Plan Nacional de Aguas (PNA) elaborada por la Dirección Nacional de Aguas, en la cuenca del río Negro está el 90 % de la capacidad instalada de Uruguay para la producción de energía hidroeléctrica.

En el Rio Negro hay tres centrales hidroeléctricas administradas por UTE, Rincón del Bonete, Palmar y la más importante de ellas, la represa de Rincón del Bonete, ubicada algunos kilómetros aguas arriba de Paso de los Toros, con el embalse de mayor capacidad del país, con un volumen total de 8.800 hectómetros cúbicos. Además de utilizarse el agua para la generación de energía hidroeléctrica, hoy se extrae agua de los embalses también para usos de riego.

La generación de energía eléctrica es prioridad frente a todos los demás aprovechamientos, salvo en el caso de los “usos comunes” establecidos en el Código de Aguas (bebida e higiene humana, bebida de ganado, navegación, flotación, transporte y pesca).

Los límites de extracción actual asignados por UTE fueron fijados en una resolución de 2010. En 2013, según la propuesta del Plan Nacional de Aguas (PNA), se utilizaba 80 % del agua que se permite extraer de los embalses. La propuesta del PNA sostiene que en esta cuenca hay un conflicto entre el uso del agua para generación de energía y el uso de agua para riego. Agrega qué frente a una sequía, “esta región presenta riesgos naturales importantes debido a que el 16% de su área tiene ‘baja’ agua potencialmente disponible en el suelo y el 15%, ‘muy baja”.

En base a ello, en el pedido de informes solicita a la Dirección Nacional de Aguas la siguiente información: primero, en qué medida la instalación de la empresa UPM sobre el río Negro afectaría la generación hidroeléctrica de UTE y como se vería afectada la población desde el punto de vista del costo de producción de energía eléctrica.

Y segundo, en qué medida se verán afectados los otros “usos comunes” establecidos en el Código de Aguas especialmente aquellos referidos a la bebida e higiene humana y bebida de ganado.

Finalmente Larrañaga pidió información sobre Ordenamiento Territorial: en qué medida el proyecto de UPM y el desarrollo de la infraestructura que el mismo supone respeta los planes de ordenamiento territorial aprobados con participación de la población y de acuerdo a la normativa vigente.

También cómo se verían afectadas las poblaciones y barrios situados en Montevideo y en el área metropolitana, de acuerdo a los diferentes escenarios que surgen de la implementación del proyecto de UPM.

Y cuáles serían los beneficios en materia de desarrollo local para las localidades del interior, luego de finalizado el proceso de construcción de la nueva fábrica procesadora de celulosa.

EXONERACIONES Y CANON A PAGAR.

El senador Larrañaga también consultó al Ministerio de Economía y Finanzas sobre la existencia de exoneraciones impositivas a la empresa UPM, cuáles son, concepto y monto estimado y el canon que UPM pagará por este nuevo proyecto.

Indagó sobre el derrame local y beneficios directos del proyecto sobre los gobiernos departamentales y locales

También se preguntó si está previsto que exista un derrame efectivo del canon sobre los gobiernos departamentales y locales anfitriones del proyecto de UPM o alguna otra clase de beneficio económico directo.

TRANSPORTE Y OBRAS PÚBLICAS.

En el último pedido, dirigido al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, solicita informes acerca de cómo el referido proyecto ha resuelto los principales desafíos de infraestructura y transporte que el mismo supone, como el costo final y quién pagará la infraestructura necesaria; los subsidios, costos y tarifas de transporte considerados así como las posibilidades respecto a la salida de la celulosa y el impacto de la nueva infraestructura de transporte en relación al desarrollo local, entre otros.

Compartir en: