18 de enero de 2018
Máx. Min.
Actualidad 28 de marzo de 2017

Producción en familia: El desafío de la integración generacional

La investigadora de Agresearch Nueva Zelanda, Brown, explicó el método de integración generacional, iniciativa que se presenta como una herramienta válida en la búsqueda de la apropiación de los jóvenes del medio rural y el consiguiente recambio generacional.

Montevideo -TodoElCampo- Para incentivar el compromiso de sus hijos al establecimiento productivo familiar, Margaret Brown, productora e investigadora de Agresearch en Nueva Zelanda, junto a su esposo, comenzaron a generar instancias en las que sus hijos formaban parte de las decisiones productivas.

En diálogo con el Instituto Plan Agropecuario (IPA), Brown manifestó que lo importante es “comenzar a hablar cuando los niños son jóvenes”, e “incluir a todos los miembros en la toma de decisiones”.

En su caso particular, empezaron a hablar sobre el tema cuando sus hijos tenían 12 años, y a partir de allí cada año en vacaciones encontraban un espacio para “hablar de deseos y expectativas”. Así, sus hijos fueron educados en dicho entorno y, cuando cumplieron 20 años, comenzaron a ayudar con los retos que se planteaban en el establecimiento, indicó la productora.

En ese marco, Brown buscó una persona, un coach, que hiciera de “facilitador para que todos los actores hablen de forma abierta y expresen sus opiniones”. Para cuando sus hijos alcanzaron el cuarto de siglo, “ya eran capaces de tener ideas definidas”, aseguró.

EL COACH

Si bien el facilitador se encarga de que todos los actores participen, éste no toma decisión alguna y solo provoca el diálogo a través de preguntas difíciles que pongan a los participantes atentos a lo que se plantea. Además, el coach lleva un registro de lo que sucede en cada reunión, “ya hemos estado trabajando por más de tres años con este coach y ahora nos estamos acercando a lo que todos deseamos”, dijo Brown.

LA FAMILIA SE EXPANDIÓ

Uno de sus hijos se unió en matrimonio y ese nuevo núcleo familiar ahora también es parte de las discusiones, explicó. Así como en su momento correspondió a su suegra, hoy su nuera es parte de la familia. Sin embargo, a encargo del coach, en las discusiones más complejas se trata de dejar por fuera a suegros, nueras y yernos, y tanto los hijos como su esposo y ella, se pusieron de acuerdo.

Esta iniciativa, tanto de involucrar a los hijos desde pequeños en las decisiones productivas como la incorporación de un tercero intermediador, parece ser una herramienta válida en la búsqueda de la apropiación de los jóvenes del medio rural y el consiguiente recambio generacional.

Producción: IPA

Redacción: Valentina Noboa

Compartir en: