19 de enero de 2018
Máx. Min.
Ovinos 24 de abril de 2017

Razas carniceras insisten en la promoción de mejores valores y el aumento del stock ovino

La Mesa de Razas Carniceras "marcha a paso lento pero seguro", sostienen productores de diferentes razas que integran el consorcio.

Montevideo – TodoElCampo- Durante la 6° Exposición Internacional de Demostración en Vivo de Alimentación Animal Basada en Nuevas Tecnologías, organizada por la Asociación Rural del Uruguay (ARU), TodoElCampo dialogó con criadores referentes de razas carniceras de ovino que componen la Mesa de Razas Carniceras.

El presidente de la Sociedad Criadores de Texel, Diego Riccetto, dijo a TodoElCampo que la iniciativa avanza lentamente y ahora la Mesa procura la contratación de un asesor. Sin embargo, a pesar de los pasos parsimoniosos que da el proyecto, subrayó que “todos tenemos muchas expectativas en éste consorcio, así que estamos todos abocados a eso”.

Para el titular de la Texel, uno de los principales temas a trabajar está en la indiferencia de la industria ante la existencia de casos donde productores tienen la mercadería preparada para embarcar y los frigoríficos no la levantan. En ese marco, sostuvo que los productores son parte importante del sistema y tiene la capacidad para sentarse a hablar de contratos y solucionar esa dificultad.

Otro asunto que preocupa a Riccetto es la diferenciación del precio entre un cordero de elite y otro estándar. “Yo creo que no estamos lejos de eso, todo es conversable y negociable”.

“Hay cosas para negociar con la industria, pero donde le pongamos ganas y cabeza le podemos llegar a encontrar la vuelta”, para que “todos ganemos lo que tenemos que ganar y no que sea en desmedro del productor”, prosiguió.

La Sociedad de Criadores de Texel  respalda al Cordero Maragato, iniciativa que pretende alcanzar corderos de calidad en predios pequeños y familiares. El proyecto sacará a la primera camada de corderos a fin de año. “La Texel apoya todo lo que sea importante para la producción ovina”, acotó.

DESDE LA SUFFOLK

Por su parte, Pio Segredo, criador de la raza Suffolk, señaló que todo lleva un proceso” y estos “son lentos” porque se debe “coordinar, combinar y arreglar”. No obstante, al igual que Richetto, aseguró que la Mesa continúa se encuentra “con una fuerza bárbara, es una cosa que ya lo tenemos en mente y estamos seguros que va a salir”.

Para el criador, más que buscar la diferenciación de precio, la Mesa debe impulsar el aumento del stock ovino. En la medida que ello se haga, “vamos a lograr tener otra oferta para después decirle a quien nosotros queremos proveer que tenemos suficiente y calidad”, dijo.

Según Segredo, el mantenimiento de la faena y aumento del stock pueden darse simultáneamente. Explicó que la rápida reproducción del ovino y la posibilidad de dar dos o tres ovinos, con razas prolíferas que animales con más carne, de los cuales la mitad son hembras, se le puede ofrecer a la industria más corderos machos. “En cuestión de cuatro o cinco años llegas al 50 % bien”, aseguró.

Al respecto, German Idearte Borda, otro criador de Suffolk, raza que acompaña a Expo Melilla desde el primer año, coincidió en la posibilidad de aumentar el stock.

Apuntó que se observa muchos tambos que cierran por tratarse de un negocio que no es rentable en pequeña escala y esos productores se vuelcan al ovino. por ello, cree que el aumento del stock viene por el lado del aumento del pequeño y mediano productor.

No obstante, también se ve la necesidad de encontrar las debilidades del sector, al tiempo que se produce lo que el mundo demanda: “carne de calidad en cantidad”. Y “eso lo producen las razas carniceras y también su cruzamiento”, aseguró.

Sobre el valor preferencial, Idearte Borda dijo que en la mesa de negociación también tiene que estar la industria, para que manifiesten el producto que desean colocar en el mundo y producirlo. “No hay que inventar nada, hay que hacer lo que hace Australia y Nueva Zelanda”, “tenemos que rumbear para ese lado, genéticamente la tecnología está”, agregó.

LA DIFÍCIL INSTANCIA DE SACARSE LA CAMISETA

Aunque Segredo aseguró que es falsa la aseveración de que en Australia y Nueva Zelanda los productores ovinos no tienen puesta la camiseta de la raza, también aclaró que sí es verdad el apoyo institucional que tienen las razas, el cual “acá nos estaría faltando un poquitito eso”.

Señaló que en su visita a dichos países vio productores que sólo pensaban en su raza y que, al igual que en Uruguay, se deja de lado las similitudes entre las propias carniceras.

Para el criador, esa realidad puede ser un elemento que mantenga obstruida la mesa. Por ello, insistió en la necesidad de “mirar un poco la oveja, olvidemos la raza, todas tienen sus atributos”.

También argumentó que desde las sociedades de criadores se sienten solas y sin apoyo institucional. En el mismo sentido, se preguntó si la industria y otros actores de la cadena ovina no deberían aportar al sector, y no necesariamente desde lo económico, sino con ideas.

En el caso de Idearte Borda, aseguró que la Mesa pasa por un proceso de manejo de distintas opiniones para llegar a una propuesta conjunta. Para el productor “todas las razas tienen su función y su nicho, acá se trata de promover la carne ovina”. Aseguró que desde la Mesa lo primero que se propuso fue “sacarnos la camiseta” y agregó: “espero que no sea solo en la palabra, sino que realmente se logre”.

“Si queremos lograr un fin mayor, la unión hace la fuerza”, dijo el productor. De lo contrario, “no vale la pena ni empezar”.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: