19 de enero de 2018
Máx. Min.
Política 26 de diciembre de 2016

Se nos fue 2016 con dificultades, se nos viene 2017 con incertidumbres

Ancap la piedra más grande en el zapato del gobierno con cuantiosas pérdidas en el cemento, en la producción de bioetanol, de alcoholes, que se buscaron compensar con usureros precios de los combustibles.

Carlos Sabatini-Minas, Lavalleja/TodoElCampo – Estamos a punto de descolgar el almanaque y con el agonizante mes de diciembre se va un año que mostró para el país todo y para el sector agropecuario complejidades de toda índole, desde las climáticas que repercuten luego en las productivas, hasta las fiscales y de infraestructura que jaquean al sector que más riquezas generan.

Repasemos algunas de esas complejidades que nos hacen un país caro y poco atractivo para que lleguen inversores extranjeros.

La parte política que es donde se cocinan proyectos e inversiones vitales para que el país progrese, ahí con gente de poca capacidad, menos ejecutividad y neófita en la mayoría de los temas no se puede avanzar mucho…

El cuadro ministerial del presidente Tabaré Vázquez cambió poco… algunas figuritas cambiaron de cartera, otras repiten… ya habían fracasado rotundamente en el impresentable gobierno de José Mujica… ¿a alguien le podría quedar alguna duda de que sería más de lo mismo?

Bonomi, Muñoz, Astori, Rossi que vuelve como Ministro de Transportes y Obras Públicas y que en su anterior gestión se fue en anuncios y promesas que nunca fructificaron… para dato Afe, que sigue ahí sin que se vean acciones concretas. Por favor… no seamos ilusos.

Sumémosle el despilfarro por errores y caprichos propios del anterior presidente José Muijica que afortunadamente hoy no está y que seguimos pagando, que enterró fortunas en empresas que se sabía no eran rentables pero que lo catapultaban como un tipo emprendedor y solidario….solidario con el trabajo, el sacrificio y el dinero de los demás… extraña forma de solidaridad.

Tenemos varios ejemplos para subrayar pero enfoquémonos solo en uno; las líneas aéreas: el capricho de Alas U, otra formidable idea de Mujica a la que se le dio fortunas, no solo en dinero sino en seguros de desempleo inéditos en la historia de Uruguay y que a gatas cumplió unos pocos vuelos bancados por fondos estatales, o sea de todos nosotros.

Pasemos a la educación donde se han invertido millones de dólares y no se ven resultados, los alumnos cada vez aprenden menos habiendo herramientas informáticas formidables, donde la soberbia de la ministra Muñoz desacredita a connotados profesionales para satisfacer sus deseos de protagonismo, continuemos con la seguridad donde pese a que Bonomi se enoje la cosa va de mal en peor en todo el país; y que él atribuye a un problema social, problema que de tener algún viso de realidad él y los de su línea política apoyaron y fomentaron, no queremos diagnósticos que este tema está mal ya lo sabemos, queremos acciones eficaces y contundentes…

Pasemos a la burla más grande que hemos sufrido todos los uruguayos…

Ancap la piedra más grande en el zapato del gobierno frenteamplista con cuantiosas pérdidas en el cemento, en la producción de bioetanol, de alcoholes, que se buscaron compensar con usureros precios de los combustibles, los más caros de América de los más altos del mundo.

Ese es uno de los lastres más importantes que sufre el sector agropecuario por obra y arte de gente que planteaba ideas utópicas y que para completar sus desaciertos ponía a llevarlas en práctica a gente con escasa o nula capacidad y compromiso en la materia.

Porque hacemos especial énfasis en Ancap y más allá de que el hoy vicepresidente de la república Raúl Sendic se sienta perseguido y denostado, porque cuando él estaba al frente de la monopólica empresa estatal se perdieron 900 millones de dólares en malos negocios, que los pagamos todos en el surtidor… el definitivamente no…

Cuando en el mundo el petróleo cae un día sí y otro también en su valor, en Uruguay para solucionar ineficiencias por ahora… -si hubo dolo se sabrá después- acá la solución mágica es subirlos y tratar de mitigar las pérdidas…

¿Cómo puede perder una empresa que es monopólica, que no tiene contrarios y que marca las pautas de precios de todo el sector de los combustibles? y en un insumo que pega duro en nuestro sector agropecuario que ya no solo debe batallar con contingencias climáticas, competencias desleales, políticas proteccionistas y de mercados, sino también con gobiernos que les piden un esfuerzo, pero que no dan casi nada a cambio…

Uruguay tiene todo para producir, para ser punto de referencia, tenemos buen clima, gente dispuesta y capacitada para hacerlo, manejamos con acierto la tecnología… son más los pro que los contras, pero los contras son los que anclan al rubro y no lo dejan desarrollarse y generar divisas y riquezas para el país.

¿Dónde fallamos? simple y sencillo, en las personas que deben tomar las decisiones, con gobiernos que son rehenes de viejas ideologías extintas en el mundo y que aquí buscan mantengan vigencia.

Cuando el estado se dé cuenta de que debe dar más y pedir menos, apoyar más y que la retribución que obtenga sea proporcional a lo que ofrece, cuando haga un mea culpa de que por el tamaño del país debería estar acorde al mismo y no apilar funcionarios en muchos casos de dudosa capacidad para el cargo, canjeando votos por puestos, se estará dando un pequeño paso para que las cosas mejoren.

Con más seguridad, mejor infraestructura, menor presión tributaria y sobre todo menos dobles discursos, se puede empezar a cambiar la situación.

Se nos viene en 2017 y ya de pique nomás con subas en todas las tarifas públicas, en términos futboleros se diría que empezamos perdiendo y por goleada desde el vestuario, razones… incapacidad, ineficiencia, malas gestiones, ¿dolo?

No es el mejor mensaje para arrancar un año, pero las cosas malas hay que señalarlas, las buenas -si es que las hubo- el gobierno tiene gente empleada y preparada para que las comunique.

Esa es nuestra opinión.

Compartir en: