20 de enero de 2018
Máx. Min.
La Cocina 04 de octubre de 2014

Torrejas de boniatos

Tengo muy claro el recuerdo de los boniatos fritos que hacia mi madre cuando íbamos a la escuela. Cuando yo empecé en mi escuelita rural al principio, las primeras semanas no había comedor escolar.

Maria Rielli- Durazno- TodoElCampo- Los recuerdos de las comidas de la infancia es lo que más nos transporta en el tiempo. Tengo muy claro el recuerdo de los boniatos fritos que hacia mi madre cuando íbamos a la escuela. Cuando yo empecé en mi escuelita rural al principio las primeras semanas no había comedor escolar.

Entrabamos a las diez y a las doce almorzábamos en el patio lo que habíamos llevado de nuestras casas. Algunos compañeros solo tomaban una botellita de las de cuarto litros de café con leche y  un pedazo de pan.

Mi hermana y yo algunas veces llevábamos una milanesa en dos rodajas de pan y las torrejas como las llamábamos, que eran rodajas de boniatos fritos. Mi madre nos ponía la comida en un plato de metal esmaltado, arriba le ponía otro plato y con un repasador lo ataba de las cuatro puntas, y esa era nuestra vianda.

En esa época no teníamos bols con tapas, viandas, ni tantos recipientes como hay ahora para poner comida.

Comíamos a la sombra de los árboles  y tomábamos agua de un viejo aljibe que había en el patio de la escuela, el postre era alguna fruta de estación o pan con dulce de membrillo y queso, envuelto en un papel de estraza, los mismos que realizaban sus envoltorios los almacenes.

Después de estos recuerdos a través del tiempo, preparamos los boniatos fritos.

Pelamos boniatos medianos o grandes  los lavamos bien y los cortamos en rodajas gruesas, ponemos en una sartén grasa vacuna hasta la mitad, también se pueden fritar en aceite, pero con grasa quedan más sabrosos. Cuando la grasa esta caliente ponemos las rodajas  y las vamos fritando lento hasta que estén cocidas y doradas, las sacamos y ponemos en una fuente a la que taparemos con la tapa de una olla, el vapor hará que queden tiernitas.

Actualmente hay varias clases de boniatos, todos son ricos y sirven para fritar. Los boniatos zanahoria son los mas dulces, se pueden servir solos o para acompañar churrascos y huevos fritos. No se necesita  nada más ya que el boniato es dulce y quedan exquisitos. 

No se olviden que el próximo sábado, si Dios quiere, aquí estaré con otra rica receta.

INGREDIENTES.

Boniatos.

Grasa vacuna

Compartir en: