18 de enero de 2018
Máx. Min.
Actualidad 27 de abril de 2017

Utilizan corderos en la conformación de un útero para bebés extremadamente prematuros

Los seis corderos prematuros con los que se probó el prototipo más reciente eran fisiológicamente equivalentes a un bebé humano de 23 o 24 semanas de gestación.

Montevideo – TodoElCampo – Fueron utilizados corderos prematuros en los estudios hacia la conformación de un dispositivo similar al útero materno humano que incrementará las posibilidades de sobrevivir a niños muy prematuros. Las investigaciones fueron llevadas a cabo por profesionales del Hospital Pediátrico de Filadelfia, en EE UU. El dispositivo simula el útero materno y tiene líquido amniótico producido en laboratorio. Por el momento se ha probado solo con animales pero se confía en que pueda reducir la mortalidad en bebés extremadamente prematuros.

Con la idea de dar mayores oportunidades de supervivencia a los bebés muy prematuros, pediatras del Centro de Investigación Fetal del Hospital Pediátrico de Filadelfia (CHOP, por sus siglas en inglés) han desarrollado un aparato que simula el útero materno lleno de líquido prenatal.

El dispositivo, cuyos detalles se han publicado en el último número de la revista Nature Communications, ha sido probado en corderos en fase fetal y dará a los prematuros más pequeños unas semanas extra para que puedan desarrollar sus pulmones y otros órganos.

"Nuestro sistema de apoyo extrauterino podría prevenir la mortalidad de los bebés nacidos mucho antes de lo que les corresponde, ofreciendo una tecnología médica que no existe actualmente", señala Alan W. Flake, líder del trabajo.

El prototipo, explica Flake, utiliza una bolsa llena de fluido unida a sistemas que proporcionan apoyo fisiológico. “Los corderos fetales crecen en un ambiente casi estéril con temperatura controlada y respiran líquido amniótico, como hacen normalmente en el útero. Sus corazones bombean sangre a través de su cordón umbilical en una máquina de intercambio de gas fuera de la bolsa”.

Además, los monitores electrónicos miden los signos vitales, el flujo sanguíneo y otras funciones cruciales, agrega.

Según el estudio, uno de cada diez nacimientos en EE UU son prematuros (por debajo de las 37 semanas de edad gestacional) y alrededor de 30.000 bebes al año nacen en una etapa pretérmino crítica: menos de 26 semanas. La prematuridad extrema es la principal causa de mortalidad y morbilidad de niños en el país, representando un tercio de las muertes infantiles y la mitad de todos los casos de parálisis cerebral.

En el presente estudio, los investigadores han descrito la evolución de su sistema durante tres años, que generó cuatro versiones hasta el dispositivo actual. Los seis corderos prematuros con los que se probó el prototipo más reciente eran fisiológicamente equivalentes a un bebé humano de 23 o 24 semanas de gestación.

(Textos y fotos de Agencia SINC).

Compartir en: